Comparativa monos Alpinestars 2001-2015

Hoy tenemos una comparativa muy especial. Muchas veces enfrentamos cara a cara muchos de los productos actuales, valorando sus prestaciones, a fin de que vuestra elección de compra sea la mejor. Pero hoy hemos querido hacer algo diferente: ver como han evolucionado las equipaciones a lo largo del tiempo.

Y no hay mejor muestra de ver esta evolución que comparando las equipaciones de competición en los últimos años. Es en las carreras donde encontramos las más avanzadas tecnologías de cada época, como lo fue en su día este mono de Alpinestars que usó Álex Crivillé en 2001. Esta auténtica pieza de museo nos va a servir para ver como han avanzado las tecnologías en los últimos 15 años, gracias a compararlo con el mono, también Alpinestars, usado por Jonathan Rea en 2015, basado en el modelo GP Tech de la marca, que podéis comprar en Motocard.

Vista frontal de los dos monos de competición Alpinestars del 2001 (izquierda) y del 2015 (derecha).

Mejores materiales

Si cogemos ambos monos, vemos que ambos monos utilizan como material principal la piel de canguro, un material muy resistente y que en el traje de Rea se combina con piel bovina en algunas zonas. El tratamiento antiabrasión es también diferente, más evolucionado en el GP Tech de Rea, y se nota en el tacto. Además, las micro-perforaciones son mucho más extensas en todo el mono, mientras que en el de Crivillé se concentran en el tórax y las piernas.

Detalle de las extensas áreas microperforadas del mono de Jonathan Rea.

Las técnicas para realizar estas micro-perforaciones también han evolucionado, así que ahora son más pequeñas pero más numerosas, ofreciendo más ventilación sin afectar en la resistencia estructural del cuero. Hasta los pequeños detalles, como la calidad de las estampaciones de los patrocinadores, han mejorado.

Flexibilidad ante todo

También los paneles en acordeón del cuero han cambiado. Ahora son mucho más extensos: mientras que en el mono de Crivillé se limitan a rodillas y codos, en el mono de Rea aparecen en estas partes pero también por todo el dorso.

Detalle del tejido en acordeón, con mayor presencia en el mono Alpinestars del 2015.

Pero hay mucho más cambios aparte del cuero. Ahora los monos incorporan de forma masiva tejidos flexibles en las partes donde antes el cuero se estresaba debido a los movimientos encima de la moto. En este GP Tech podemos ver cómo toda la cara interna de los brazos, rodillas y cadera poseen esta técnica. Al fin y al cabo, las motos cada vez son más exigentes y físicas con el pilotaje y eso también se ha reflejado en una generación de equipación más flexible. El mono de Crivillé sólo usa este tejido de forma discreta en las pantorrillas y en la cadera. Estos tejidos ahora también son más resistentes a la abrasión.

Protecciones, el gran paso adelante

Seguramente, las protecciones son el cambio más notable entre los dos trajes a simple vista. Esto es gracias a la incorporación de las protecciones externas de materiales compuestos, inexistentes hace quince años atrás en los monos, ya que se empezaban a usar en guantes y botas. Como testimonia el mono de Crivillé, las protecciones rígidas se reducen a hombreras, coderas y espinilleras y son internas. En cambio, el GP Tech de Rea incluye todas estas protecciones internas, además de protecciones compuestas en los hombros y rodillas, así como deslizaderas en los codos del mismo material.

Mientras que en el 2001 todas las protecciones eran internas, en el 2015 también encontramos externas en hombros, rodillas y codos.

Y es que los neumáticos actuales permiten inclinar de tal manera que los fabricantes se han visto obligados a crear también deslizaderas en los codos tras comprobar cómo los pilotos llegaban a boxes ¡con los codos rascados! En cambio, el mono de Crivillé sólo dispone de las clásicas deslizaderas en las rodillas, pero carece de cualquier otra protección exterior.

Ha llegado la electrónica

Si la electrónica ha revolucionado las motos, también ha empezado a llegar al mundo de la equipación. Actualmente las marcas insertan dispositivos capaces de medir los parámetros físicos de un piloto en competición, unos datos que tras su análisis, sirven para crear nuevas tecnologías y materiales. Esta “telemetría del piloto” se instala en la chepa aerodinámica, otro elemento ausente en el mono de Crivillé. Fue precisamente en aquellos años donde se empezaron a adaptar estas chepas, aunque Álex aún no la llevó. Actualmente, la chepa también alberga la bolsa de hidratación y por ello dispone de una salida para el tubo.

Del 2001 hasta la actualidad han aparecido las jorobas aerodinámicas. Ofrecen protección y pueden albergar dispositivos electrónicos con las últimas tecnologías.

Y con la electrónica también ha llegado el airbag. Un mono de competición actual puede ser equipado con un airbag que, en caso de Alpinestars, funciona mediante la detección ultrarrápida en una caída, gracias a microsensores conectados a la centralita, instalada en la chepa aerodinámica. Esta tecnología era, simplemente, un esbozo de los departamentos de I+D en 2001.

En resumen, quince años de diferencia son muchos para las equipaciones de moto. Estos monos de competición profesionales son el escaparate de las tecnologías en equipación de cada época y podemos ver cómo evolucionan para ganar en calidad, protección y usabilidad, y nos recuerdan la importancia de renovar nuestra equipación de moto.

 

Compra el mono de piel Alpinestars GP Tech Professional al mejor precio en nuestra tienda online


Compartir.