Equípate correctamente para el motocross

¿Sabemos qué elementos son imprescindibles para una sesión de motocross con los amigos? ¿Y qué función realiza cada una de las prendas y accesorios con los que nos equipamos? Echa una ojeada a nuestros consejos en el siguiente artículo:  

Al contrario de un conjunto de equipación para carretera, el equipamiento para la práctica de motocross dispone de muchos y muy variados elementos de protección. En este sentido, encontramos accesorios que nos resultan más familiares que otros, como las prendas interiores, las rodilleras, la faja, las botas, el peto, el collarín cervical, además del conjunto camiseta-pantalón, guantes, casco y gafas de off-road, entre otros. En este artículo queremos mostrar la importancia que tienen todos estos elementos que hemos mencionado para nuestro confort en marcha; desde los calcetines hasta las gafas, y sobre todo, que tengamos presente el orden que debemos seguir para equiparnos correctamente. ¡Y es que todo tiene un porqué!

Prendas Interiores

A la hora de equiparnos, deberemos empezar por las prendas interiores. Dependiendo de la temperatura ambiente, deberemos pensar en llevar prendas interiores térmicas (para el invierno) y con una óptima ventilación (sobre todo para el verano), pues la práctica del motocross requiere de un desgaste físico muy importante. Estas prendas deben ser muy flexibles y cómodas, hasta el punto de olvidarnos de que las llevamos puestas una vez vamos en moto.

En primer lugar, empezaremos por las mallas para la rodilla. Su objetivo es ofrecer un contacto agradable para la piel, a la vez que evita el roce directo con la rodillera y su articulación. Estas mallas están pensadas para rodilleras muy voluminosas, como las ortopédicas, que nos pueden dañar la piel en caso de un roce contínuo. También hay que recordar que existen calcetines largos, a modo de mallas, que sustituyen a la malla rodillera.

Una vez tengamos las mallas puestas, será el momento de ponernos las protecciones para las rodillas, intentando evitar el contacto directo de la rodillera con la pierna, sobre todo si usamos una protección voluminosa, como las rodilleras ortopédicas.

En cuanto a la camiseta interior, es muy recomendable llevar puesta una, independientemente de la temperatura exterior. La camiseta interior nos ofrece un tacto agradable al cuerpo y minimiza posibles roces con protecciones del torso, como el peto o el collarín cervical. En este sentido, existen en el mercado distintos tipos de camiseta, unas más transpirables y otras con mejor protección térmica, que deberemos usar dependiendo de la temperatura exterior. Debemos hacer hincapié en la necesidad de que las prendas interiores sean hiperventiladas, pues el motocross es uno de los deportes sobre dos ruedas que implican un mayor desgaste físico.

Pantalones

Una vez tenemos puesta la ropa interior y las protecciones de las rodillas atadas, es el momento de los pantalones. A la hora de adquirir esta prenda de motocross, deberemos tener muy presente el tipo de rodillera que solemos usar, pues ésta debe ir siempre por debajo de los pantalones. En este sentido, es recomendable unos pantalones más anchos para que puedan albergar en la zona de la rodilla las protecciones. En el caso de que usemos unas rodilleras ortopédicas (las más voluminosas), deberemos optar por unos pantalones de gama alta, que ya tienen previsto zonas muy elásticas para una óptima libertad de movimientos. Los pantalones también nos resultan útiles para una correcta protección de las rodilleras al desgaste y a los roces, alargando su vida útil.

Botas

Ponerse unas botas de motocross es quizás la acción que suele costar más, tanto por su rigidez como por el peso. Y para minimizar nuestro esfuerzo, es importante que en la parte superior no llevemos equipación puesta que limite nuestros movimientos, como por ejemplo el peto o la faja. Unas botas de motocross deben pensar en minimizar nuestro esfuerzo a la hora de ponerlas y sacarlas. Para ello, se suele usar el sistema micrométrico como cierre más fácil y rápido de ajustar al pie. Eso sí, para atarlas adecuadamente, deberemos manipular los cierres de abajo a arriba, tanto a la hora de abrocharlas como de desabrocharlas. Es muy recomendable usar una silla para ponernos adecuadamente las botas de motocross.

Faja

Una de las prendas de equipación más importantes en la práctica del motocross es la faja. Aunque muchos creáis que la faja sólo nos sirve para aquellos que tenemos lesiones o dolores de espalda, nada más lejos de la realidad. La faja específica para el motocross nos proporciona un ajuste y protección de la zona óptimos, aunque debemos saber ponerla adecuadamente. Para ello, no hay que presionar demasiado el torso con el cierre principal de la faja, sino que debemos acabar de ajustarla mediante las cintas laterales que dispone. De esta manera, conseguimos un perfecto ajuste al cuerpo, a la vez que nos permite un amplio rango de movimientos. También debemos comentar que la faja no debe estar en contacto directo con la piel; para evitar eso, utilizaremos una camiseta interior fina o térmica, como hemos comentado anteriormente.

Peto

El peto de motocross está diseñado especialmente para la práctica de este deporte. Suele llevar accesorios desmontables en la zona del pecho, por si llevamos collarín cervical o no. En este sentido, deberemos poner especial atención a la compatibilidad de estos dos elementos de protección, así como prescindir del accesorio en cuestión si usamos el collarín cervical. Es importante que las protecciones no se superpongan entre ellas, pues sus diseños se deben adaptar a la forma de nuestro cuerpo y no a otras protecciones que podamos llevar puestas. Como funciones principales, el peto nos protegerá tanto de eventuales caídas con la moto como de los impactos de piedras y tierra que pueden salir despedidos de la rueda trasera de otras motos.

Camiseta

La camiseta de motocross o de off-road se puede poner por encima del peto o también por debajo. Volvemos a lo mismo: si queremos alargar la vida del peto, evitándole desgastes innecesarios, recurriremos a una camiseta holgada, una talla mayor a la que solemos usar, para que vaya por encima del peto y se adapte correctamente a nuestros movimientos en marcha.

Collarín cervical

Ya lo vamos teniendo todo listo. Para los que usamos el collarín, deberemos desmontarlo por un lado, e insertarlo cuidadosamente alrededor del cuello, para luego cerrarlo y comprobar que está bien fijado y que no nos molesta en ningún punto. El collarín se deberá atar con dos cintas que situaremos por debajo de las axilas. Recordad que en función del peto que llevemos, deberemos prescindir de las piezas superiores, pues hay que recordar que los elementos de protección nunca deben superponerse.

Casco

Nos colocaremos el casco asegurándonos de que el sistema de ventilación está abierto o cerrado, según lo que necesitemos en ese momento. . Comprobaremos también que la sujeción del acolchado es la correcta y que, una vez puesto, tenemos cierta libertad de movimientos con el collarín cervical, así como que éste nos permita atarnos correctamente el casco.

Guantes y gafas

Una vez tenemos el casco puesto y bien atado, nos pondremos los guantes. Hay algunos con más transpiración que otros, dependiendo de la época del año en que los utilizamos. De esta manera, nos pondremos los guantes de motocross y seguidamente las gafas. En este último punto, deberemos tener cuidado de que las gafas quedan bien sujetas, asegurándonos de que la cinta está bien colocada alrededor de la calota del casco y que la cinta no pueda desplazarse hacia la nuca mientras vamos en moto. Las gafas siempre son el último accesorio que debemos colocarnos, para evitar la aparición de vaho.

Sólo nos queda una cosa: ¡concentración al máximo para que todos estos elementos de protección no tengan que intervenir más de la cuenta!


Compartir.