Guantes Knox Handroid: Más allá de la protección

Si a la hora de arañar segundos al crono en el circuito, buscamos el neumático con el mejor compuesto o realizamos cambios en nuestra moto que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos, los mismos estándares debemos buscar a la hora de equiparnos. Los guantes Knox Handroid tienen genes de circuito y elevan la seguridad del motorista hasta las cotas más altas.

Con una larga experiencia en la fabricación de todo tipo de elementos de protección para motoristas, Knox aprovecha sus conocimientos y se atreve con unos guantes de concepto muy innovador que maximiza la seguridad de los guantes de moto de carretera.

Sea por el curioso sistema de exoesqueleto en la zona de los nudillos, o bien por el sistema de lazado con cables de acero para un ajuste superior, lo cierto es que los Knox Handroid dan una fuerte impresión al verlos y te ayudan a recordar cuán importante son las manos en nuestro día a día, por lo que cualquier protección adicional para ellas siempre debe ser tenida en cuenta.

Detalle del sistema exoesqueleto del Knox Handroid

Protección

Sin duda, la protección es la gran arma de estos guantes. Tanto es así, que sólo con echar un vistazo a la cantidad de protecciones y deslizaderas que exhibe podemos hacernos una idea de los niveles de seguridad y protección alcanzados; de los más altos que habíamos visto hasta ahora. No en vano, los Knox Handroid han sido testados en carrera por varios pilotos de campeonatos tan punteros como el CEV o el British Superbikes.

De entrada, lo que más nos llama la atención es el sistema de exoesqueleto en la zona de los nudillos, basado en unas espinas flexibles que cubren los nudillos, los dedos y el pulgar para limitar la sobre-flexión en caso de caída aunque, al mismo tiempo, permiten un movimiento natural y sin restricciones. Este sistema, además, se apoya en unos acolchados de gel que también ayudan a cubrir y a proteger una zona tan delicada como es la de los huesos metacarpianos.

En este sentido, también cabe destacar la protección específica para el hueso más delicado de la mano, el escafoides, que une el pulgar con la muñeca, un hueso que los pilotos se suelen romper cuando caen a alta velocidad.

Por otro lado, como los Knox Handroid son, en realidad, los guantes más deportivos de la marca destinados a cubrir las necesidades de los pilotos de carreras, también vemos protecciones de alta resistencia en la zona de la palma de la mano. De este modo se evitan lesiones del escafoides así como de otros huesos y ligamentos de la muñeca, ya que estas protecciones también actúan como deslizaderas y evitan la transmisión de fuerza hacia toda esta zona, liberando al mismo tiempo a los materiales como el cuero de este tipo de funciones.

Las inserciones en la palma de la mano reducen la abrasión

Confort

Aun siendo un guante con un nivel de protección tan elevado, hay una cosa a la que el piloto nunca puede renunciar: un buen tacto. Por este motivo, en las zonas de más contacto con los puños y las manetas de la moto se recurre a la piel de canguro, un material de alta resistencia a la abrasión que transmite una gran sensación de tacto y de control, factores de vital importancia a la hora de frenar, de jugar con el embrague en las reducciones y, por supuesto, cuando toca afinar con el puño del gas.

La piel de canguro ofrece un tacto óptimo y es uno de los materiales més resistentes a la abrasión

Asimismo, es de agradecer que podamos realizar tan fácilmente los ajustes pertinentes en uno de los guantes pese a llevar el otro guante puesto. En este sentido, conviene destacar otro de los puntos más innovadores de los Knox Handroid: el sistema de lazado BOA, que consiste, básicamente, en una regulación de tipo micrométrico para lograr un ajuste rápido y óptimo, una excelente seguridad al ofrecer también resistencia a la abrasión en esta zona, así como grandes facilidades a la hora de desajustarse y quitarse los guantes.

Detalle del sistema de cierre micrométrico de los Knox Handroid

Este sistema funciona a partir de dos cables de acero aeronáutico que conectan y ajustan al gusto del piloto las dos protecciones móviles que envuelven la muñeca y que también ayudan al deslizamiento en las caídas. Su funcionamiento es muy sencillo: giras la rueda para tensar los dos cables de acero, que a su vez comprimen los dos protectores móviles a nuestra muñeca; luego, antes de sacarnos los guantes, estiramos de la rosca hacia arriba y el guante se destensa de inmediato. Hay que recordar que podemos manipular este mecanismo muy fácilmente con los guantes puestos.      

Encuentra los guantes Knox Handroid al mejor precio en nuestra tienda online


Compartir.