Joan Lascorz vuelve a la competición

Ha habido muchos pilotos que, por varios motivos, se han visto apartados de la competición durante un tiempo. Algunos, meses; otros, varios años. El caso de Joan Lascorz, junto con muchos otros, es un ejemplo de superación de una tragedia que le ocurrió hace ya más de dos años en aquél maldito circuito de Imola.

El accidente que sufrió en los entrenos del Campeonato del Mundo de Superbikes le dejó con un cuadro tetraplégico irreversible. Desde entonces, Joan ha luchado contra el físico con lo psíquico y ahora ya admite que se siente con fuerzas suficientes para plantearse nuevos retos.

La Baja Aragón será crucial para que Joan sepa en qué punto está y hacerse una idea de hasta dónde quiere y puede llegar. Y en este primer reto ya ha conseguido una de las cosas más importantes: la empatía, el recuerdo, los ánimos y la ayuda de muchos compañeros, familia, seguidores y empresas que se han volcado en este proyecto.

Gracias a un amigo de Lascorz que reside en Madrid, se le proporcionó un Mercedes ML320 de gasolina y cambio automático del año 99. Esta máquina tiene un buen currículum, ya que participó en el Dakar patrocinado por el equipo Gauloises. Que el cambio sea automático ya es un buen comienzo para Joan, pero el coche necesitaba de modificaciones profundas para que el piloto pudiera volver a competir.

De esto se encargó la empresa Euromobility, ubicada en Sabadell (Barcelona), que ha realizado cambios importantes en el vehículo, como el nuevo volante y la dirección asistida, el freno y el gas integrados en una palanca de rotación situada a la derecha del volante, así como otras modificaciones.

El RACC ha sido otra de las organizaciones que han prestado ayuda al piloto de Cunit. Para participar en la Baja Aragón y con la lesión que tiene, Joan tenía que demostrar que podía salir del vehículo en caso de una avería o accidente y sin ayuda. Para conseguir esta licencia específica, el ex-piloto del Kawasaki Racing Team tuvo que pasar la prueba correspondiente en las instalaciones del Circuit de Barcelona-Catalunya. En este caso, el RACC ha cubierto tanto los gastos de la licencia como con los trámites con la Federación Española de Automovilismo. 

El Mercedes ML320 de Lascorz y Guzmán tiene un buen currículum, pues había participado anteriormente en el Dakar  

Debido a la estrecha relación de Lascorz con Motocard y la marca Alpinestars, la marca de la estrella colaboró en la confección de un traje de automovilismo adaptado al físico del piloto. De esta manera, el Departamento de Competición de Alpinestars ofreció sendos trajes tanto a Lascorz como a su compañero Raul Guzmán. Por su parte, Motocard ayuda a la Fundación y patrocina la iniciativa.

Motocard ha proporcionado la equipación necesaria tanto para Lascorz como para el co-piloto

En cuanto a los entrenos, Joan probó el coche en el circuito de Las Comas para una toma de contacto. Además, la empresa de recuperación y tonificación Step by Step ha entrenado a Joan durante el último mes, adaptando su cuerpo y musculatura a las exigencias de la prueba. Lascorz ha estado entrenando durante tres horas cada día en este último mes para estar a punto para la prueba.

Raúl Guzmán ha sido el mecánico de confianza de Lascorz durante toda su trayectoria profesional. Empezaron juntos en el equipo y rozaron la gloria con los dedos. A raíz del accidente de Joan, Raúl, que es un gran seguidor de los 4x4, fue una de las personas que animaron a Joan a cambiar las dos ruedas por un coche. A cambio, él que había sido su mecánico durante todos estos años, se convertía en su copiloto y escudero para la Baja Aragón.

La Baja no es sólo el mejor raid de España. Es una nueva puerta que se abre para Joan y el piloto no está dispuesto a dejar que se cierre. No mientras queden fuerzas, mientras haya apoyo y sobretodo, mientras perdure la figura de Jumbo Lascorz en la retina de todos aquellos que hemos vivido las carreras de Superbikes de una manera especial. Never Give Up.    


Compartir.