Shark Race-R PRO / Race-R PRO Carbon

El Shark Race-R PRO es el casco homologado para competición de Shark, que además ofrece una variante llamada Shark Race-R PRO Carbon, con más presencia del carbono en su acabado.
El Race-R es la elección de algunos de los pilotos de mayor nivel en competición, tales como Aleix Espargaró, Scott Redding o Tom Sykes, y el fabricante francés ha aplicado todos sus conocimientos en la pista para crear un casco que destaca por su inteligente y aerodinámico diseño.
Calota
La única diferencia entre el Race-R Pro y el Race-R Pro Carbon se encuentra en la calota. En ambos está realizada con aramida y fibra de carbono, la diferencia es la presencia del carbono en el acabado exterior en el Pro Carbon.
Shark Race-R ProEl acabado exterior en carbono sólo está disponible en la versión 'PRO Carbon' del Race-R
Pensados para resistir impactos de alta velocidad, la distribución de la orientación de las fibras responde a las fuerzas que tiene que soportar cada parte de la calota. Hay ocho zonas diferenciadas de absorción de impactos, entre ellas la mentonera, realizada en doble densidad para aumentar la capacidad de absorción. Shark ofrece el Race-R Pro/Pro Carbon en dos tallas de calota exterior. El peso es de 1250 gramos aproximadamente.
Shark Race-R ProEl estudiado alerón trasero del Race-R PRO se complementa con otros apéndices aerodinámicos.
El Race-R también destaca por su cuidada aerodinámica. Encontramos un spóiler de doble hoja para mejorar el balance aerodinámico a alta velocidad en la parte trasera. Todo el casco ha sido diseñado en el túnel de viento para dirigir el aire a este spóiler, con el objetivo de ganar estabilidad.
Ventilación
Existen cuatro entradas de aire principales. En la frente encontramos la primera, con cierre por deslizadera, lo que permite ajustarla a nuestro gusto. En la parte superior se sitúan dos más, con cierres de tipo on-off, montados sobre dos canalizaciones. Estas entradas forman parte del mencionado conjunto aerodinámico de la calota.
Shark Race-R ProDetalle de las entradas de aire superiores.
La cuarta entrada se sitúa en la mentonera y es uno de los elementos que hacen más reconocible el Race-R. Se trata de una entrada generosa que nos permite tres posiciones: cerrado, 45º o semi-abierta y 90º; es decir, totalmente abierta. Pero además, podemos acoplar opcionalmente un filtro de aire en esta entrada, para dosificar el flujo de aire y evitar la entrada de partículas de suciedad en el interior.
Shark Race-R ProLa entrada de aire de la barbillera en su máxima apertura a 90 grados.
También encontramos respiraderos en la parte interior, justo encima del hueco de la visera, donde cinco pequeñas ranuras conducen el aire por el EPS. El conjunto genera un efecto Venturi optimizado que encuentra su salida por los siete huecos de extracción repartidos en la parte trasera del casco.

Visera

La pantalla del Race-R Pro es la VZ100. Destaca por ser de grosor variable (2,8mm en los lados a 4,25mm en el centro) para evitar la distorsión visual. Esta construcción también hace ganar a la pantalla en resistencia a impactos. Incluye un tratamiento exterior anti-rayadas y otro de interior anti-vaho.
Shark ha dotado a este casco con un anclaje de cuatro puntos que fijan la pantalla contra movimientos indeseados. No obstante, sólo dos de estos anclajes pertenecen al sistema de cambio de pantalla rápido y son los que manipularemos para sacarla: basta con desplazar las dos levas laterales y ya podremos hacerlo. Una corona de goma rodea el hueco de la pantalla, ayudando a un mejor aislamiento.

Interior

Las espumas del casco, termoformadas, tienen tratamiento antialérgico y son desmontables y lavables. No encontramos un tejido microperforado, pero sí muchas ranuras de ventilación que nos indican una alta capacidad de ventilación, acorde con su naturaleza deportiva. El acolchado de la base está realizado con neopreno, ofreciendo elasticidad y resistencia al agua para que ésta no penetre en el interior.
Shark Race-R ProEl cubrenariz viene de serie con el casco (izquierda) y el sistema Easy Fit para gafas (derecha).
Las espumas interiores son ajustables en la zona de las mejillas para un óptimo ajuste a nuestra fisonomía, algo muy importante en conducción deportiva. Además, ambos laterales están optimizados para los usuarios que usan gafas gracias al sistema ‘Easy Fit’ patentado por la marca.
Cierre y detalles
Como no podía ser de otra manera, este casco homologado para competición dispone de cierre de doble anilla, con la particularidad de incorporar un acabado magnético en el botón de la correa. Shark incorpora de serie un deflector de respiración o cubrenariz.
Shark Race-R ProVista en detalle del cierre de doble anilla (izquierda) y general del interior (derecha).
Y aunque el Race-R Pro es un casco pensado para circuito, también podremos equiparlo con los intercomunicadores Sharktooth de la marca, ampliando así su utilidad en carretera.
Comparado con el de Tom Sykes
Hemos mencionado que el Race-R es la elección de algunos pilotos de la alta competición. Y para comprobar esta afirmación hemos conseguido en exclusiva el casco que lleva el piloto de Superbikes Tom Sykes, piloto del equipo Kawasaki Motocard. 
Shark Race-R Pro Tom SykesGráficas aparte, ambos cascos son idénticos.
Shark no pone a la venta el Race-R con las gráficas de Sykes, así que os podemos garantizar que este el mismo que utiliza Tom. Así que, ¿cuáles son las diferencias entre ambos? La verdad es que muy pocas. De hecho, solamente el acolchado, en su grosor, es diferente, ya que Tom Sykes lo tiene hecho a medida. Pero incluso el material de fabricación es el mismo. El resto de detalles, desde la composición de la calota, la visera, las entradas de aire, son iguales. Es una clara muestra de cómo los fabricantes nos ofrecen para la calle lo que desarrollan en competición.

Compartir.