Tutorial: antirrobos para moto

Los sistemas antirrobo para moto son uno de los esenciales para los moteros. Por desgracia, el robo de motocicletas es una lacra extendida, especialmente en ciudad y áreas metropiltanas, así que disponer de un antirrobo es prácticamente obligatorio. Por ello, os presentamos una guía con varios sistemas antirrobo y unos prácticos consejos.

Tipos de antirrobos

Empezamos por los antirrobos de disco de freno. Como indica su nombre, van anclados en los huecos del disco delantero: evitan que la moto pueda rodar. Algunos de ellos disponen de un cable elástico, cuya finalidad es recordar que el antirrobo está puesto, por lo que es realmente muy práctico para evitar percances.

Vista general del antirrobo de pinza Xena XX14, con el cable de memoria como elemento adicional.

Los antirrobos de disco caben en el bolsillo y son fáciles de poner y quitar: te los puedes llevar a todas partes. Esto facilita inmovilizar la moto si la aparcamos momentáneamente, por eso son tan populares entre los usuarios de ciudad. Porque recordad: es importante asegurar la moto aunque vayamos a realizar una parada corta. Algunos antirrobos de disco de freno disponen de una alarma integrada que detecta el movimiento o vibración. Si vamos a optar por este tipo de antirrobo, es más que recomendable por su efecto disuasorio. Es el caso de este Xena XX14: este antirrobo de pinza es un poco más grande para dar cabida a la alarma, que funciona mediante pila de litio, ya incluida en la compra. Xena incluye tres llaves y un código para encargar llaves de repuesto. Como complemento, podemos hacernos con un “cable de memoria” como éste; su finalidad es recordar al usuario que el antirrobo está puesto, realmente muy práctico para evitar percances.

Los candados de arco, también conocidos como de U por su forma. Con estos antirrobos aconsejamos comprarlos con el arco lo más grande posible, ya que así podemos pasar el arco entre la rueda, las barras de la horquilla y un objeto fijo donde podamos anclar la moto. Esta es la mejor manera de usarlos, ya que el arco solo anclado a una de las ruedas dificulta su robo pero no lo impide. Como ejemplo tenemos este Abus Granit X Plus 540-300, que es el más seguro dentro de su gama. El arco es de acero especial endurecido, pero en el exterior dispone de un grueso recubrimiento de goma que evita arañazos en nuestra moto al colocarlo.

Vista general del antirrobo de 'U' o de arco Abus Granit X Plus 540-300, con las dos llaves y el código para realizar copias.

También existen las cadenas con candado. Aquí tenemos esta Abus CityChain de 110cm de longitud, realizada en acero especial endurecido y con funda textil para evitar daños en la moto. Y como en el arco Granit X Plus, Abus también entrega este producto con dos llaves y una tarjeta de seguridad para realizar copias. Por su peso y tamaño no son fácilmente transportables, pero ofrecen más seguridad que los anteriores sistemas, ya que las cadenas son difíciles de romper. La mejor manera de asegurar la moto a otro objeto fijo es pasando la cadena por alguna parte del chasis aparte de la rueda o la horquilla; debemos procurar que la cadena quede tensada y no se arrastre por el suelo, ya que así es más difícil de cortar.

Vista general de la cadena antirrobo Abus CityChain (izquierda) y detalle de los eslavones de acero reforzado de dicha cadena (derecha).

Además de seguras, las cadenas complementan otros sistemas, como un arco o un anclaje al suelo, como este modelo Anchor Force de la marca Oxford, que va fijado mediante cuatro gruesos tornillos de acero. Obviamente, no son sistemas portátiles ni fáciles de instalar, pero son altamente recomendables para usar en nuestra plaza de parking privada. Y es que los robos en garajes, especialmente comunitarios, son demasiado frecuentes por desgracia. Un anclaje como este dificultará el robo y nos ayudará a dormir un poco más tranquilos.

Vista general (izquierda) y de detalle (derecha) del antirrobo de suelo Oxford Anchor Force.

¿Cuál es el mejor antirrobo?

Si os preguntáis qué sistema es el mejor, sin duda una combinación de varios es la mejor alternativa, como por ejemplo un candado de arco y una cadena combinados con un antirrobo de disco tendrán un efecto disuasorio en el ladrón: cuanto más obstáculos presentemos, más desistirá el ladrón en su empeño.

Y es que, muchas veces, los robos no buscan la mejor víctima, sino la más fácil; así que aunque ningún antirrobo nos protege al 100% nuestra moto de un robo, sí que podemos evitar que los cacos elijan la nuestra.

Vista general de los distintos sistemas de antirrobo incluidos en este tutorial.

La precaución a la hora de aparcar la moto también nos evitará disgustos: elige sitios concurridos, donde la cantidad de transeúntes testigos tenga un efecto disuasorio en los ladrones. Por la noche, escoge lugares iluminados e incluso con cámaras de seguridad cerca. Como se ha vuelto una práctica entre las mafias de robos cargar las motos en furgonetas o camiones, intenta aparcar en lugares que dispongan de obstáculos para vehículos de cuatro ruedas, como vallas o pivotes. También es importante variar nuestro lugar de aparcamiento: hacerlo en el mismo sitio siempre es una rutina que puede dar pistas a los ladrones del tiempo que disponen para robarnos la moto.

Otro consejo: hay ordenanzas municipales que prohíben expresamente atar bicis o motos en el mobiliario urbano. Si es así, escoged bien los puntos donde anclar vuestros antirrobos para evitaros posibles multas.

Esperamos que con una buena compra en sistemas antirrobo y estos consejos podáis disfrutar muchos años de vuestra moto o scooter.

Compra los mejores antirrobos para tu moto o scooter al mejor precio en nuestra tienda online


Compartir.