Las ventajas de ir en moto

¿Aún circulas en lata? ¿Has pensado alguna vez en hacerte con una moto o scooter? ¡Te cambiará la vida!

Una moto tarda la mitad de tiempo que un coche: en las grandes urbes, la moto necesita de media la mitad de tiempo que un coche en realizar el mismo recorrido. Haz cálculos: ¿Cuánto vale tu tiempo? ¿Cuántas horas pasas al día dentro del coche? Porque… ¡Creemos que la moto puede hacerte rico!

La moto no tiene problemas de aparcamiento: olvídate de dar vueltas y más vueltas para encontrar una plaza de aparcamiento para el coche. En moto, tan sólo necesitas un espacio mínimo para dejarla bien aparcada. Y si aún no lo ves claro, volvamos a mirarlo desde el punto de vista capitalista: ¡Esto significa un importante ahorro de dinero en parkings!

Las motos sólo producen un 1% de la contaminación que genera el transporte por carretera: la contaminación que produce el tráfico rodado es uno de los mayores problemas de nuestra sociedad y que arrastramos desde hace ya demasiados años. La moto genera tan sólo el 1% del total de contaminación del transporte en carretera, siendo una gran aliada para aquellos que tienen consciencia por el medio ambiente.



Una moto cuesta menos que un coche: por lo general, a la hora de adquirir un vehículo nuevo, el coche es más caro que la moto. Un utilitario de gama media puede costar unos 15.000 euros, mientras que un scooter cómodo y con una mínima capacidad de carga se sitúa en torno a los 3.000 euros. Además, la gasolina que consume una moto es, en términos generales, menor que la que consume un coche.

En las reparaciones y el mantenimiento, una moto o scooter vuelven a ganarle la partida a las cuatro ruedas, ya que suelen ser vehículos mucho más baratos que el coche.


La moto contribuye a mejorar la fluidez del tráfico: la moto ocupa menos espacio que un coche, por lo que aparte de tener más movilidad, contribuye a que el resto de tráfico también sea más fluido.



El sentimiento de libertad: ir sobre dos ruedas ofrece una sensación de libertad que pocos vehículos más pueden dar. ¿Será por eso que quien prueba una moto ya no se despega de ella en muchos años?

¿Aún no lo ves claro? Tiempo, ahorro, autonomía, libertad…  piénsalo un poco porque lo mires por donde lo mires, sale a cuenta, Así que... ¡Da el paso!

Compartir.